Partidarias

El sábado 5 de noviembre, reunión radical en Tanti.

Un grupo de intendentes electos y reelectos, más algunos concejales y legisladores provinciales y nacionales se reunirán en Tanti invitados por Mestre. Allí debatirán sobre el rumbo que tiene que tener la UCR.

La reunión es parte de las acciones que realiza la recién formada Liga de Intendentes que busca producir importantes cambios en la UCR.

Ramón Meste la armó con Víctor Fayad, intendente de Mendoza.

“Se mofan y nos dicen la liga de los ABL (alumbrado, barrido y limpieza), pero vamos a refundar el radicalismo y trasladar el poder de decisiones a los dirigentes que tienen votos”, explicó Víctor Fayad, reelecto intendente de la ciudad de Mendoza.

“No le vamos a regalar el partido ni al kirchnerismo, ni a (Mauricio) Macri ni a (Hermes) Binner”, agregó el senador Ramón Mestre, intendente electo de la ciudad de Córdoba.

El jueves 27, Fayad y Mestre sorprendieron a toda la dirigencia radical cuando se reunieron en un bar porteño para planear la línea de acción de lo que por ahora se llama “liga de intendentes”, que busca arrebatarle las riendas de la UCR nacional a “una elite que maneja el partido desde hace 15 años”, dicen. Mestre y Fayad coincidieron en la necesidad de “refundar la UCR”. Están trabajando junto a otros jefes comunales radicales (son casi 600 en total) como Mario Meoni (Junín de Buenos Aires), Mario Barleta (Santa Fe) y Aída Ayala (Resistencia).

La movida es ambiciosa: buscan eliminar la exigencia de ser delegado de un comité distrital (cada provincia tiene cuatro delegados) para poder ser elegido titular del Comité nacional; para ello necesitan que la Convención nacional del partido –el máximo órgano, de carácter legislativo– cambie la carta orgánica partidaria.


Plan de acción.

Luego de la reunión en Tanti, en Buenos Aires, tendrán otra reunión a la que convocará Fayad como presidente del Foro Nacional de Intendentes Radicales. Buscarán reunirse con las actuales autoridades del Comité nacional y de la Convención Nacional que fue convocada para el 18 y 19 de noviembre. La intención es que la Convención prorrogue el mandato de Ernesto Sanz –actual titular del partido– que vence el 5 de diciembre hasta marzo o abril del año que viene para que, en ese lapso, se pueda reformar la Carta orgánica estableciendo la votación directa de los afiliados de las autoridades del Comité nacional.
Si todo sale bien, en marzo se debería estar votando el nuevo presidente del partido y un intendente de peso debería ser elegido. “No le tenemos miedo al aparato de la UCR bonaerense –alfonsinista– porque todos los intendentes estamos jugando juntos”, afirmó Mestre. Pero aclaró: “Yo tengo que gobernar la Ciudad de Córdoba, que está destruida por eso no me anoto”. Fayad, en cambio, no se autoexcluyó. Pero según fuentes partidarias quien tiene más chances sería el actual intendente de la ciudad de Santa Fe, Barleta, quien termina su gestión comunal en diciembre.
Fayad no ahorró vehemencia al criticar a las autoridades de la UCR nacional de los últimos años: Ángel Rozas, Gerardo Morales y Ernesto Sanz. “Se han rotado en los cargos como si fueran un equipo de vóley, pero han fracasado estrepitosamente”, lanzó.
Mestre es prudente. “Yo no quiero una caza de brujas, acá hay que reconstruir el partido y deben estar todos”, dijo. Sin embargo, los dos dirigentes coinciden en la necesidad de dar la pelea por el poder radical. “No vamos a dejar que nos sigan gerenciando aquellos que no tienen un solo voto”, sostuvo Fayad.

La Voz del Interior

Comments