Educación

En 2013, Municipios recibirán fondos educativos.

El Senado sancionó el proyecto de Presupuesto 2013 con un cambio importante: los municipios que no tienen escuelas recibirán recursos establecidos por la Ley de Financiamiento Educativo, como si se tratara de fondos de la coparticipación.

Con esta nueva norma se modifica el destino de los fondos que, desde hace años, se destinan, a través de las provincias, a financiar específicamente la educación para alcanzar las metas que impuso la Ley de Financiamiento Educativo.

Ahora, los municipios, que no tienen escuelas excepto en casos muy puntuales como la Municipalidad de Córdoba –apenas 38 escuelas entre alrededor de mil que hay en la ciudad– recibirán parte de esos recursos, como si se tratara de fondos de la coparticipación.

En 2006, la entonces flamante ley de Financiamiento Educativo estableció que, para las provincias cumplieran sí o sí la obligación de invertir más en educación, una porción de lo que recibían por coparticipación se apartara y se repartiera entre ellas (de acuerdo a otros criterios distintos, por lo que Córdoba perdió recursos) para ser destinados sólo a los sistemas escolares.

Eso achicó la masa coparticipable y, por ende, redujo los fondos que, por esa vía, reciben los municipios de todo el país. En 2011, la ley de Financiamiento Educativo quedó sin efecto y el Fondo Educativo no se puso en práctica. Por eso, ese año se “agrandó” la masa coparticipable y los municipios cobraron más. Este año, el Fondo Educativo volvió a ponerse en marcha. Y los municipios sufrieron el efecto contrario. Pero la de este año es la situación “normal”.

En el artículo 51 de la norma que regirá el año que viene se dice: “Establécese la vigencia para el ejercicio fiscal 2013 del artículo 7º de la ley 26.075, en concordancia con lo dispuesto en el artículo 9º de la ley 26.206, asegurando el reparto automático de los recursos a los municipios para cubrir gastos ligados a la finalidad educación”.

Cuando el Ejecutivo mandó el proyecto de ley al Congreso, no se especificaba que se debía asegurar el reparto automático a las comunas, porque nunca fue así en el marco de la ley de Financiamiento Educativo.

Pero, ahora, se comprometieron recursos para las intendencias. En definitiva, una porción de los fondos de la ley de Financiamiento Educativo terminarán financiando otras funciones, aunque muchos intendentes sostienen que son ellos quienes mantienen las escuelas y abastecen tizas y otros materiales. En Córdoba, para eso, hay partidas provinciales específicas.

La pelea por de dónde salen los recursos para cumplir las metas de la Ley de Financiamiento Educativo es vieja.

“El problema surge de la génesis de la ley de Financiamiento Educativo porque en rigor la ley no fijó una fuente de recursos para el área sino que decidió que las provincias le dieran a la Nación una parte –promedio del 12 por ciento– de sus coparticipación para que ésta la convirtiera en el Fondo Educativo que debía ejecutarse sólo en educación”, explicó el diputado nacional Enrique Vaquié (UCR), ex ministro de Hacienda de Mendoza. “No se produjo fricción hasta este año cuando algunos gobernadores decidieron girar a sus municipios la coparticipación pero quedándose con todo lo concerniente al Fondo Educativo, lo que significó un ajuste de los recursos municipales”, dijo.




La Voz del Interior (extracto)

Comments