Comunidades regionales

En San Justo, 22 municipios aplicarán fuertes multas a quienes no tengan la ITV.

Las sanciones mínimas son de 613 pesos, pero podría llegar a 2.500 a quienes se niegan a abonar en primera instancia y demoran los pagos.

El Juzgado Intermunicipal de Faltas del Ente Regional de Estados Municipales del Nordeste Cordobés advirtió que los conductores de automotores que no cumplan con la inspección técnica vehicular estarán expuestos a pagar fuertes multas por esa infracción.

Según la información brindada desde el Juzgado de Faltas, carecer del certificado de ITV representa una falta muy grave, por lo cual los infractores se exponen a una multa mínima, con descuento por pago voluntario, de 613 pesos. Ese monto representa la mitad del valor real de la sanción.

El máximo de la penalidad es el doble de la cifra citada, a lo que deben agregarse los gastos administrativos de rigor, por lo que puede superar los 2.500 pesos.

Además, los infractores están expuestos a sufrir la prohibición de circular por las rutas de la región, en el caso de que los vehículos estén en evidente estado de deterioro. Desde el comienzo de octubre entró en vigencia la obligatoriedad de la inspección técnica vehicular. La decisión fue tomada el año pasado por el Eremnec, estableciendo en aquel momento que cada uno de los 22 municipios y comunas que lo integran deberían adherir a la medida a través de ordenanzas especiales, aunque no todos cumplimentaron con este trámite.

El certificado de la ITV tiene validez por un año y es obligatorio para todos los vehículos de más de dos años de antigüedad.
En noviembre de 2010, se firmó el acta de compromiso de radicación e inversión entre todos los municipios integrantes del Eremnec y las empresas Provial SRL y Transitando SRL para hacer la ITV.

Actualmente, hay dos puestos de verificación técnica, uno en Morteros y el otro en Balnearia. Además, se indicó que está previsto un tercero en la zona del parque industrial regional, ubicado en inmediaciones del cruce de las rutas 1 y 17, entre Brinkmann y Porteña. Cada uno de los talleres absorberá el control de los automóviles de la zona circundante.

El objetivo de la medida es controlar las condiciones en que se encuentran los vehículos. La medida es aplicable a automotores, camiones, colectivos, acoplados y semirremolques.

La tarifa vigente es de 190 pesos para autos, 240 para utilitarios y 270 pesos para camionetas. Para realizar el control, los propietarios de los vehículos deberán presentar la tarjeta verde, el seguro del automotor y carné de conductor. En caso de que el titular no pueda hacer el trámite se deberá presentar la tarjeta azul.
La Mañana de Córdoba

Comments