Partidarias

UCR: Hacia una coalición de gobierno para construir una Argentina sana y previsible

Publicamos aquí el texto completo del documento final de la Convención del Radicalismo nacional, que se llevó a cabo en Parque Norte, Buenos Aires, el lunes 27 de mayo. Participaron por Confluencia Oscar Saliba (Huinca Renancó) y Dardo Zanotti (Santa María de Punilla), únicos intendentes convencionales en representación de Córdoba.

A continuación el contenido completo del documento:

UCR: Hacia una coalición de gobierno para construir una
Argentina sana y previsible.

A) El antecedente de Gualeguaychú 2015

Hace cuatro años se reunía la Convención Nacional en Gualeguaychú, en lo que constituyó un ejercicio cívico ejemplar y tras un intenso debate entre dos visiones alternativas, que se extendió hasta altas horas de la madrugada, aprobó finalmente una alianza con el PRO y la Coalición Cívica, que luego adoptó el nombre Cambiemos.

Si bien esto fue visto como un hecho extraordinario en la política argentina, lo cierto es que para el radicalismo tomar decisiones colectivas a través de reglas formales no lo es. Somos un partido plural y democrático. Todas las nominaciones de candidatos a presidentes del radicalismo y las estrategias
de competencia en cada caso desde 1916 hasta hoy pasaron por esta Convención: nada menos que 24 nominaciones de candidatos a presidente.

Formar coaliciones, ya sean parlamentarias o presidenciales, para generar alternancia democrática desde 1983 tampoco es una práctica ajena a la UCR. En la mitad de las elecciones presidenciales de estos 36 años de nuestra recuperada democracia, el radicalismo conformó coaliciones que tuvieron como eje la profundización de la democracia, el progreso y bienestar de los argentinos, el respeto por las instituciones de la república y la vida en libertad.

La Convención de Gualeguaychú en 2015 forma parte de esa tradición radical: la de construir partido y alternativas electorales, y contribuir a construir el país. No caben dudas de que el aporte de la UCR resultó fundamental e indispensable para garantizar en nuestro país la alternancia que toda democracia requiere.

B) Objetivos, logros y tareas pendientes.

Desde el 10 de diciembre de 2015 han transcurrido 1264 días de gestión del actual gobierno de Cambiemos. Al repasar este tiempo es posible encontrar avances en áreas diversas. Se recuperaron instituciones fundamentales del sistema republicano: la independencia de la justicia, el rol del congreso en el debate público y la disponibilidad de estadísticas confiables son tan sólo algunos ejemplos. En política exterior, Argentina volvió a integrarse con el mundo: a nivel global organizó el G20, y a nivel regional tuvo una actitud proactiva frente a la situación venezolana. Argentina retomó el sendero de ser referente internacional en la defensa de la libertad, la democracia y los derechos humanos.

Financieramente, se resolvió el conflicto de los holdouts y la salida del control de cambios (cepo). En materia energética, Vaca Muerta se consolidó como realidad. En materia de seguridad se ven resultados en la lucha contra el narcotráfico. Y hubo significativos avances en la calidad, cantidad y transparencia de la obra pública. Son destacadas las gestiones provinciales iniciadas en este proceso, con características similares como la recuperación del estado (en casos como los de Buenos Aires, Mendoza y Jujuy, estados devastados por las gestiones anteriores), el combate contra las mafias y la corrupción, el esfuerzo por cambiar y ampliar la matriz productiva con la incorporación de proyectos de energías renovables en casi todos los casos, el desarrollo del Foresto Industrial en Corrientes, el desarrollo del clúster vinculado al litio y la transformación urbana de la Ciudad de Buenos Aires, son algunos ejemplos de esas buenas administraciones.

Sin embargo, la macroeconomía nunca pudo salir por completo de la compleja situación estructural que se agravo en los últimos años de la administración kirchnerista: precios relativos retrasados (cepo al dólar y tarifas congeladas) en un proceso inflacionario en curso, elevado déficit fiscal, y falta de crecimiento y de creación de puestos de trabajo en el sector privado. La fragilidad coyuntural volvió a mostrarnos las vulnerabilidades históricas, que hicieron eclosión en 2018. Con todo, de las crisis típicas recurrentes de la historia reciente Argentina, es la única que se ha transitado sin alterar la institucionalidad económica (sin cepo, sin romper contratos, desconocer deuda o como en el 2009 apropiándose sin reglas claras del ahorro de los trabajadores). Ese año cerró con una fuerte recesión, una mega-devaluación y una inflación orillando el 50%. Hoy la economía se encuentra atrapada, y ello lo sienten también todos los argentinos.

Se partió de un diagnóstico en donde se subestimó la importancia del impacto de la corrección del atraso tarifario en la economía de los hogares y las empresas. Y se avanzó en una política monetaria y financiera propia de una economía sana, aún antes de sanear la economía.

Todos estos desafíos, a la vez, requerían de un amplio consenso político y social para la solución de estos problemas estructurales. La UCR acercó propuestas para hacer más sostenible el avance en estas soluciones profundas. Algunas de estas propuestas fueron luego implementadas.

Hoy, en esta Convención de Parque Norte, los radicales tenemos la obligación de revisar estos resultados, mientras nos hacemos responsables de lo que nos compete. Eso implica poder preguntarnos ¿qué fue lo que en 2015 no miramos o miramos mal, no diagnosticamos o diagnosticamos mal, delegamos y no deberíamos haber delegado?

Asumir que el mayor problema post Gualeguaychú fue no definir con precisión que el país requería de una coalición de gobierno y no sólo una coalición electoral.

En Gualeguaychú se aprobó una plataforma de gobierno, alineada con nuestra visión del país y con una perspectiva de futuro, sin embargo su aprovechamiento quedo soslayado por las tensiones del momento.

Salir del populismo, que pretendía reemplazar reglas por discrecionalidad, instituciones por imposiciones, y que alimentaba un presente de manera artificial a costa de un futuro que nos acercaba a la fractura cada vez más rápido, es un primer paso. Pero no podemos quedarnos ahí: conformarnos sólo con hacer antipopulismo es un objetivo demasiado limitado si lo que pretendemos es transformar la Argentina, sacándola del sendero de decadencia que arrastra desde hace ya tanto. Y ello es todavía más cierto en vista de las complejidades que muestran las democracias actuales, más aún la nuestra. Sólo el éxito en mejorar sostenidamente la calidad de vida de nuestros compatriotas -en especial de aquellos sectores más vulnerables- alejará definitivamente los fantasmas del populismo en nuestro país.

C) Necesidad de un nuevo enfoque

Establecer las condiciones para el progreso continuo que precisamos construir no constituye una tarea fácil. Si hay algo que este tiempo de gestión de Cambiemos demuestra es que las dificultades fueron subestimadas. Más allá de las complicaciones provenientes del gobierno anterior y de aquéllas acumuladas en el actual, nuestros problemas se vienen repitiendo desde hace ya mucho tiempo. Vivimos en un país con inflación crónica. Si hubiésemos abandonado el cortoplacismo como lo hicieron muchos de nuestros vecinos más próximos en la región estos últimos 15 años, hoy habrían 5 millones menos de pobres en la Argentina, y la clase media tendría un poder adquisitivo sustancialmente mayor.

La enorme tarea pendiente es, nada menos, que la de reordenar y re imaginar nuestro Estado. Y con él también la economía y la sociedad. Un Estado corrupto no puede perseguir el bienestar general. Un Estado endeble no puede defender inteligentemente la soberanía, en un mundo cada
vez más complejo e incierto. Un Estado que dilapida recursos y no establece bien sus prioridades genera incertidumbre, injusticias y finalmente crisis, que destruyen nuestro tejido social.

Necesitamos otro Estado más profesional, más facilitador, más enfocado ágil, productivo y sobre todo financiable. Vivimos en un mundo cada vez más competitivo. Dentro de cada bien y servicio que producimos y vendemos está el Estado. No solo con sus impuestos, también con la infraestructura y sus políticas de salud, educación y seguridad.

Necesitamos un Estado fuerte. Pero fuerte no es sinónimo de grande.
Para que nuestras empresas compitan exitosamente con las de otros países, nuestro Estado también tiene que mejorar con respecto a otros Estados: si ahoga con impuestos crecientes y distorsivos pero no se hace cargo de lo que debe, fulmina la iniciativa privada.

Necesitamos crecer sostenidamente para que la economía deje de ser un motivo de preocupación permanente, y ser rigurosos hoy para ser prósperos mañana. Debemos ser capaces de abordar las urgencias actuales pero dentro de un marco conceptual más abarcativo: qué hacer con nuestro
Estado para devolvérselo a nuestros ciudadanos. Ningún espacio político puede ni debe acometer una tarea semejante en soledad. Es imprescindible ser capaces de crear consensos amplios y de racionalizar nuestros disensos, creando así un futuro compartido. Nadie puede pretender tener un diagnóstico completo del Estado, la economía y la sociedad en soledad. Menos aún la fortaleza para emprender de manera aislada los cambios que hacen falta. No se trata de intentar tener la razón, sino de enriquecer la comprensión de lo que nos ocurre y nuestra capacidad de modificarlo.

El diagnóstico que presentemos a la sociedad debe ser realista. Y las soluciones propuestas deben ser acompañadas de una construcción política que haga que las mismas sean efectivamente posibles. Es hora de demostrar que existe la responsabilidad de compartir los costos de lo que hay que emprender si es que pretendemos sacar a la Argentina de su larga decadencia, como así también la convicción de preservar a aquellos sectores sociales que no tienen recursos ni tiempo para seguir esperando.

En estos tres años de gobierno de coalición en Cambiemos sobró informalidad a la hora de intentar incidir con eficiencia en las políticas públicas y faltó voluntad de cumplir las reglas que impidieran competencias disfuncionales.

No hace falta empezar de cero. Hay que saber utilizar la experiencia de estos años, tanto en sus aciertos como en sus errores. También podemos aprender de las democracias presidenciales que enfrentaron problemas estructurales similares a los nuestros y los resolvieron con exitosas coaliciones de gobierno, como Chile y Uruguay. Más allá de que son países unitarios y el nuestro es federal, es bueno tomar su ejemplo: funcionaron bien porque establecieron y cumplieron reglas que ordenaron el disenso, la identidad y la competencia entre partidos, enfrentaron los desafíos sociales sin dilación y se muestran responsables, y les han provisto a sus sociedades imágenes de un futuro deseable que han ido construyendo. Evitaron caer en la tentación de convertir la coalición de gobierno en el partido del presidente de turno.

Argentina tiene lesionada su idea de futuro, entre otras cosas por sus fracasos recurrentes.

Reconstruirla es imprescindible. El paso relevante es aprender de la experiencia política y superarla.

Hay que ofrecer al país una visión que tome en cuenta las dificultades, pero que logre movilizar positivamente a la sociedad. Esas experiencias lograron transformar en reglas formales aquello que decía Raúl Alfonsín, frente al desafío que implicaba consolidar la democracia en Argentina: “el requisito básico era la construcción de un consenso, concretado en lo que llamamos un pacto de garantías, entre los protagonistas del quehacer político. Pero el solo pacto de garantías no bastaba. Para lograrlo pensábamos que era necesario impulsar una convergencia de fuerzas. Nuestra cultura política ha vivido aprisionada por un falso dilema, que ha impedido pensar el espacio central”.

Las elecciones suponen un diálogo hacia afuera, es decir con la ciudadanía. Pero antes y después de ellas, las coaliciones precisan un fructífero diálogo interno para realizar diagnósticos, elaborar políticas, aunar posiciones y fijar comportamientos que provean certidumbre.

D) El futuro
Hoy los argentinos estamos hastiados de historias que se repiten. Precisamos salir de ese estado de ánimo e imaginar cómo ser mejores, juntos. Los pasados idílicos que tuvimos no son recuperables porque el mundo cambia, soñar con ellos es una nostalgia negativa, un lujo que no nos podemos dar.

El gobierno se fue cerrando cada vez más y desaprovechó varias oportunidades de apertura interna. Esa es una de las razones por las cuales necesitamos una nueva configuración en la coalición de gobierno. Esto permite articular con mayor audacia aún algo que esta coalición va a necesitar: un liderazgo amplio en la gestión de la administración pública.

La coalición en la cual participe la UCR deberá contemplar: la protección integral del trabajo, garantizar la seguridad social, garantizar la generación de empleo para toda la población económicamente activa sin que se apliquen políticas de reducción de derechos laborales, asegurar como política prioritaria la salud de los trabajadores, tanto activos como pasivos, de todo el territorio nacional.

Tenemos que pensar un país mejor de aquí para delante, ahora en medio de la revolución industrial 4.0, del cambio en el trabajo, en medio de la guerra comercial y del cambio climático.

El radicalismo formó Cambiemos con varios objetivos. El principal es sacar a la Argentina adelante, que el país salga de la decadencia y encuentre el desarrollo, con justicia, priorizando la igualdad, la solidaridad, la educación y el conocimiento. Necesitábamos derrotar al “populismo” y favorecer la alternancia. Para sostener este rumbo es indispensable consolidar a nuestro partido en el territorio y en el Congreso. Por eso, Cambiemos fue una coalición más electoral que de gobierno. En nuestro presente lo que se precisa es que dicha coalición se perfeccione, se amplíe, se reformule, que mejore sus reglas de funcionamiento.

Las reglas deben contemplar fundamentalmente la resolución de los conflictos de interpretación sobre los problemas públicos, los conflictos por la ocupación de espacios de decisión crítica para la implementación de políticas públicas, y el respeto por la institucionalidad es de los partidos
miembros de nuestra coalición.

No hay razones para pensar que la magnitud de los problemas que enfrenta el país a nivel nacional precisa menos y no más partidos, menos y no más representación en el Congreso. Los enormes desafíos de gestionar el poder presidencial para imprimir transformaciones positivas y definitivas en
la vida de los argentinos también requieren, sin duda alguna, de una construcción más fuerte.

El perfeccionamiento también debe enfocarse en la gobernabilidad, convocando a todos aquellos con espíritu republicano y a partir de un diagnóstico común, elaborar políticas compartidas, apoyadas y defendidas por todos los miembros. Hoy lo que necesitamos construir es una coalición
de gobierno. Esta práctica ya tiene lugar a nivel provincial. En más del 66% de los distritos donde el radicalismo integró coaliciones en las elecciones de 2015 y 2017 lo hizo con un mínimo de 4 partidos y un máximo de 13 partidos, incluidos aquellos donde es actualmente gobierno. Si hay voluntad y existen objetivos comunes siempre es posible lograr nuevos acuerdos.

La coalición que surja va a requerir de mayor legitimidad política y mejor coordinación entre los partidos que la formen, y debe tener una perspectiva convocante hacia aquellos espacios con quienes compartimos las prácticas republicanas, el respeto por las instituciones, y la mejora de la democracia.

Ese es uno de los grandes temas que esta Convención debe definir. El radicalismo no es un partido parlamentario, ni es un partido distrital: es un partido nacional.

Vayamos por una visión clara y vigorosa sobre qué tiene que ser distinto en la política para que los argentinos vivamos mejor. Demostremos nuestra convicción de construcción plural y colectiva y vocación para trabajar junto a otros. Despertemos entre todos, la pasión por mejorar nuestro país,
para que los argentinos vivamos mejor y que las generaciones venideras tengan mayor bienestar que nosotros. Que nuestro país avance con todos, y que ni un argentino quede atrás.

UCR Nacional – Ente Municipios y Comunas UCR

Comments