Municipios y comunas

Villa del Rosario: Remodelación de plazas y costanera con ecoladrillos

La Municipalidad que gestiona el Intendente Ricardo Manera, utiliza ecoladrillos para remodelar todas sus plazas, la costanera y hasta algunos colegios. También se están utilizando ahora en la construcción de una ciclovía.

Actualmente, tiene 25 mil ecoladrillos recolectados con la participación de sus vecinos en apenas más de un año. Estos, equivalen a más de 40 mil kilogramos de basura. Los vecinos acercan los que ellos mismos arman con envases plásticos al municipio. Se calcula que los restos que van comprimidos dentro de una botella plástica usada con este fin pueden ocupar, fuera de ella, hasta ocho veces su tamaño.

El proyecto, que el municipio lanzó con el nombre de Eco Huellas, se puso en marcha en agosto de 2020, y ya llevan construidos unos 200 bancos, repartidos en distintos espacios públicos de la ciudad. Previamente el municipio había lanzado un programa de ecoladrillos donde, mediante tutoriales, les enseñaba a los vecinos a hacerlos.

Durante la etapa más dura del aislamiento fue cuando más ladrillos recolectamos. La gente estaba en sus casas y se puso a hacerlos”, señala Diego Carballo, secretario de Gobierno de la Municipalidad de Villa del Rosario. Además, aclaró que si bien la gente sigue acercando los ecoladrilos al punto de acopio que funciona en la Municipalidad, el volumen disminuyó desde que se liberó la circulación y se normalizó la vida cotidiana.

Para incentivar la producción, con el aporte de tres ladrillos ecológicos se les entrega a los vecinos un llavero coleccionable. Y, en el caso de las escuelas, cada cien ladrillos se les plantan 20 árboles. Carballo señaló que para cada banco se utilizaron 60 ecoladrillos, además de una bolsa y media de cemento y arena. “El costo final es de mil pesos”, resaltó.

Respecto a la calidad de los materiales, Carballo dijo que son resistentes, especialmente porque están muy bien compactados. “Su vida útil depende, en parte, de la consistencia. En el municipio nos encargamos de seguir compactándolos a los que recibimos y a veces de rellenarlos más”, dijo.

La idea es convertir una botella PET en un ladrillo ecológico. Para ello deben rellenarse los envases con todo tipo de plásticos, pero nunca con elementos orgánicos, por su proceso natural de descomposición. La botella y los residuos en su interior deben estar limpios. La idea es que la botella quede rellena totalmente, para que el ladrillo sea compacto y dure más. Para ello se pueden ayudar con una varilla que ejerza presión. Luego se cierra, y listo. Bien hechos sirven hasta para construir una vivienda.

Felicitamos al Intendente Ricardo Manera y a su equipo por este proyecto que genera una oportunidad para cuidar el ambiente, renovar la ciudad y concientizar a los ciudadanos.

Prensa Municipalidad de Villa del Rosario – La Voz

Comments