Elecciones 2019

24 años de populismo o una Córdoba más fuerte

Ramón Mestre opinó sobre el futuro de la provincia de Córdoba en una nota publicada por la agencia Télam. Su contenido refleja el pensamiento de la fórmula que lleva la UCR a la provincia, con su candidatura a gobernador y la de Carlos Briner, como su vice.

Incluimos a continuación, el contenido completo de la nota.

“Es mucho. Son 20 años del mismo gobierno en la provincia de Córdoba; con un espacio político que alternó en el poder solo a dos personas a lo largo de este tiempo. No es poco. Pasan cosas. Vale decir: no tengo nada puntual contra ellos; es con una forma de gobernar que nada tiene que ver con lo que Córdoba necesita.

Tiene que ver con sacar a la luz lo que el cemento viene tapando y tapando. Y no esconden cualquier cosa: esconden la triste realidad que desplaza al 35,6% de la población en la pobreza; o aquella verdad oculta que dice, según la Asociaciòn Antidroga de la República Argentina, que un cuarto de las cocinas de droga del paìs están en Córdoba. Queda poco de “la docta”.

Esta Córdoba duele: duelo profundamente en su interior. Acá se disfruta lo que se hizo bien, pero duelo aquello que se hizo mal o que no se quiso hacer. A Córdoba le duele ser la provincia más cara del paìs; una provincia con presión impositiva asfixiante y crecimiento inexplicable del Estado.

A Córdobe le duele tener hoy casi 180.000 empleados en su administración. No es para menos: cuando el radicalismo dejó el gobierno, en el año 1999, eran 69.000 empleados públicos. Y si hablamos de deuda hay, como mìnimo, dos. La deuda en dólares, triplicada y asfixiante. Pero hay otra deuda que no admite ninguna otra salida que no sea dedicarse ya, urgente, a priorizar respuestas: es la deuda social.

Hay tres veces más de cordobeses en situación de pobreza; que tienen la oferta educativa colapsada; que les cuesta conseguir un banco en una escuela; que ven el PAICor dedicado a excluir niños, con 54.000 raciones menos. Es triste, pero debemos abocarnos urgente.

Frente a eso, proponemos universalizar este programa, llevando a 110.000 los beneficiarios; aumentándoles a los docente que se capaciten y construyendo 100 Parques Educativos en toda la provincia, una política participativa y ejemplo claro de la nueva gobernanza. No prometemos nada que no hayamos hecho: a estos Parques ya los hicimos en la ciudad de Córdoba y laten en los barrios históricamente más postergados.

Como si fuera poco, la provincia de Córdoba tiene un sistema de salud que hace agua por todos lados. Por eso, crearemos siete Centros de Refernecia de Atenciòn de alta Complejidad para el interior, dos nuevos hospitales en la Capital para las urgencias y emergencias mèdicas, una nueva APROSS – Administraciòn Provincial del Seguro de Salud-, un servicio de Emergencia 107 para toda la provincia y nos ocuparemos en serio de la prevención, el tratamiento y la rehabilitación de adicciones.

A Córdoba le duele que su gobernador no hable; o que hable cuando tiene ganas. También, le duele que el casi 70% de las obras que se hacen, no tengan ningún tipo de control y no pasen por el Tribunal de cuentas: o que modifiquen las leyes electorales a gusto y placer solo para perpetuarse en el poder. Picardías populistas si las hay.

A Córdoba le duele la inseguridad, las armas “desaparecidas” que van a las manos de los delicuentes: le duele sus jefes cada vez más sospechados, los arrebatos en la calle y las obras pintorescas y millonarias que no traen ninguna solución, como la del Puente del Lago Verde San Roque.

Frente a todas y cada una de las dolencias que tiene Córdoba, el 12 de mayo existe la posibilidad de empezar a ponerle fin a estos 20 años de populismo (que pueden ser 24) y que tanto daño le han hecho a la provincia. Yo me siento fuerte, tan fuerte como cuando emprendí el desafío de trabajar por una ciudad que estaba destruida y abandonada por las gestiones que vinieron después del querido Rubèn Martì. Paradójicamente, alguno quiere volver.

Me siento fuerte porque en estos años, que incluyeron kirchnerismo en el paìs peronismo en la provincia, soportè lo que ningún intendente debiera tener que soportar. Aún así, a pesar de las dificultades, tomé decsiones de fondo y en tiempos difíciles hicimos mucho.

Despuès de dos períodos en la ciudad más grande del interior del paìs, de estar cerca de la gente, y de recorrer cada rincón de la provincia, yo me siento fuerte y con ganas de ser gobernador de Córdoba, junto a Carlos Briner y un equipo de mujeres, hombres y jóvenes dispuestos a transformar en serio la provincia de Córdoba.

Para que nos ocupemos de todo aquello que no te muestran ni te cuentan, esos problemas de fondo que no pueden ni quieren solucionar. Vamos por un nuevo aire, nuevas ideas y un nuevo protagonismo. Vamos por una Córdoba más fuerte. No son muchas las opciones: 24 años de populismo o una Córdoba más fuerte.

Ramón Javier Mestre, candidato a gobernador por la UCR de la provincia de Córdoba
Fotos Prensa Mestre Gobernador

Comments